Title

Description

responsivetext

Es tan amplia la variedad de espacios donde has de planificar la iluminación en un hotel... Imaginemos. Llegamos al parking de nuestro estupendo hotel, la luz es fundamental para movernos sin peligro entre las columnas. Aquí, son ideales los empotrables de suelo y perfiles para marcar rutas de acceso, apliques en los muros, y perfilería con tira de LED para señalar las zonas de acceso peatonal con más intensidad. Todo ello claro resistente a polvo, la humedad y posibles impactos.

 

La recepción nos la podemos imaginar con unas luminarias suspendidas sobre el mostrador, pueden ser perfiles con placa LED, o decorativas, pero siempre acentuando la iluminación para poder hacer las gestiones con claridad. El resto nos lo imaginamos con un ambiente cálido, luz tenue que puede provenir de pequeños empotrables regulados repartidos por toda la cubierta, algún aplique geométrico resaltando elementos arquitectónicos en los muros, y luminarias decorativas o suspendidas en zonas de reposo.

 

En los accesos a las zonas comunes y a las habitaciones podemos esperar empotrables de suelo, con ópticas orientables para no deslumbrar, acompañados de downlights de baja potencia en los techos. En las zonas de señalética serían de gran ayuda bañadores de pared, o empotrables de más diámetro y potencia orientados a la cartelería.

 

Las habitaciones... En el pasillo de entrada bastarían pequeños downlights o apliques LED, en la sala principal, seguimos con algunos downlights como luz de relleno, perfilería LED alrededor del cabecero de la cama, y un par de luminarias suspendidas sobre las mesitas, a poca altura y con antideslumbrantes, para que nunca moleste la luz.

 

En cocina, por supuesto, grandes empotrables protegidos, para tener abundante luz neutra y poder trabajar al detalle. La cafetería, con pequeños downlights sobre la barra, y proyectores directos al falso techo, con las fuentes de alimentación ocultas en éste, y orientados a las mesas, con haz de ángulo cerrado y creando entornos cálidos.

 

Esto ha sido un recorrido imaginario por un hotel imaginario, para que os hagáis una idea de lo importante y complejo que puede ser iluminar un hotel. Las posibilidades son interminables, pero nuestro equipo de proyectos te podrá ayudar a hacer realidad lo que siempre has imaginado en tu establecimiento.

hoteles_hotels

realizaciones_projects

iluminación LED para hoteles

© Ilumisa S.L. Mar Tirreno 21, 23, 25

San Fernando de Henares

28830 Madrid, Spain

tel.: +34 91 676 42 23

fax: +34 91 676 42 18

Es tan amplia la variedad de espacios donde has de planificar la iluminación en un hotel... Imaginemos. Llegamos al parking de nuestro estupendo hotel, la luz es fundamental para movernos sin peligro entre las columnas. Aquí, son ideales los empotrables de suelo y perfiles para marcar rutas de acceso, apliques en los muros, y perfilería con tira de LED para señalar las zonas de acceso peatonal con más intensidad. Todo ello claro resistente a polvo, la humedad y posibles impactos.

 

La recepción nos la podemos imaginar con unas luminarias suspendidas sobre el mostrador, pueden ser perfiles con placa LED, o decorativas, pero siempre acentuando la iluminación para poder hacer las gestiones con claridad. El resto nos lo imaginamos con un ambiente cálido, luz tenue que puede provenir de pequeños empotrables regulados repartidos por toda la cubierta, algún aplique geométrico resaltando elementos arquitectónicos en los muros, y luminarias decorativas o suspendidas en zonas de reposo.

 

En los accesos a las zonas comunes y a las habitaciones podemos esperar empotrables de suelo, con ópticas orientables para no deslumbrar, acompañados de downlights de baja potencia en los techos. En las zonas de señalética serían de gran ayuda bañadores de pared, o empotrables de más diámetro y potencia orientados a la cartelería.

 

Las habitaciones... En el pasillo de entrada bastarían pequeños downlights o apliques LED, en la sala principal, seguimos con algunos downlights como luz de relleno, perfilería LED alrededor del cabecero de la cama, y un par de luminarias suspendidas sobre las mesitas, a poca altura y con antideslumbrantes, para que nunca moleste la luz.

 

En cocina, por supuesto, grandes empotrables protegidos, para tener abundante luz neutra y poder trabajar al detalle. La cafetería, con pequeños downlights sobre la barra, y proyectores directos al falso techo, con las fuentes de alimentación ocultas en éste, y orientados a las mesas, con haz de ángulo cerrado y creando entornos cálidos.

 

Esto ha sido un recorrido imaginario por un hotel imaginario, para que os hagáis una idea de lo importante y complejo que puede ser iluminar un hotel. Las posibilidades son interminables, pero nuestro equipo de proyectos te podrá ayudar a hacer realidad lo que siempre has imaginado en tu establecimiento.

 

 

© Ilumisa S.L. Mar Tirreno 21, 23, 25

San Fernando de Henares

28830 Madrid, Spain